CASTELLANO | Asturianu

 
26
ENERO
18:00
rayas

COROCOCÓ

Desde hace un tiempo, le hemos estado dando vueltas a la posibilidad de hacer un espectáculo basado en la música vocal, (no sólo canciones). Pretendemos que nuestra historia reúna a tres protagonistas femeninas en un universo de sonidos, magia y humor. Es bastante frecuente en la literatura, el cine y el arte en general, que personajes fabulosos, (no sólo las brujas), aparezcan en forma de trío: las famosas brujas de Macbeth, que predicen el futuro del noble escocés, las tres Grayas de la leyenda de Perseo, que nacieron ya viejas, las tres Morias, (Parcas para los romanos), hilanderas del destino, las tres Nornas noreuropeas, etc. Referentes más recientes podrían ser los tres fantasmas de Cuento de Navidad o Flora, Fauna y Primavera, las famosísimas tres hadas madrinas de la Bella Durmiente de Disney. La forma “trio” resulta muy conveniente a nuestro espectáculo pues aportan tres puntos de vista diferentes de la misma realidad, permitiendo exponer dos extremos y un término medio, como solución virtuosa en un conflicto. Además, los tres personajes encarnarían, por un lado, las tres tesituras vocales femeninas (soprano, mezzo y contralto), y tres estilos de música distintos: Pop, rock y canto lírico. Precisamente las Grayas han inspirado en cierta manera las identidades de nuestras protagonistas. Tímbula, (ARANTXA FERNANDEZ RAMOS), también conocida como “Terror”, es una hechicera sonámbula, capaz de ver el pasado que, entre otras, tiene la virtud de ser la alegría de la fiesta en cualquier guateque setentero. Sotánica, (MARGA LLANO), a la que muchos llaman “Horror”, es una bruja rockera que vuela en escoba a toda velocidad. Ambas son dos “hermosas” mujeres de edad inconfesable. Expertas en pociones, encantamientos, canciones mágicas, extracción de mocos resecosos, vuelo con estilo, psicodelia de la moda brujil y bocadillos de chorizo. La historia comienza con un funeral, pues la tercera hermana, Álgida, adivina reputada en el mundo mágico, acaba de morir. A Tímbula y Sotánica, sólo les ha quedado su bola de cristal, esa con la que Álgida podía ver el futuro, pero ninguna de las dos sabe como manejarla y están un poco asustadas pues no saben que les deparará su destino. En ese momento, como traída por la interesada mano de un dramaturgo, aparece en escena la tercera bruja en discordia, Crístula, (PAULA MATA), también conocida como “Alarma”, que casi inmediatamente se convertirá en aprendiz de las otras dos. Como cualquier aprendiz de bruja, Crístula deberá pasar pruebas peligrosísimas para lograr convertirse en una más del trío. Su transformación en bruja oficial centra el contenido de nuestro espectáculo.